martes, febrero 21, 2012

Décadas



Uno piensa y piensa, ¿qué tiene de fascinante la semana de la moda de Nueva York y la moda americana en general? Yo diría que es una cuestión de pequeñas cosas.

Que Gisele desfile...

Que desfile Carmen...

Que parezca que no han pasado esta docena de años...


Las chicas de la portada, Gisele y Carmen, fueron objetos de tremendos rumores cuando salió aquel número de Vogue USA. Se dijo que la revista estaba tan mal de fondos que la imagen salió directamente de un backstage. Han pasado doce años, algunas cosas han cambiado, claro, pero no todas. No cabe duda de que siguen siendo las mejores. Pues claro. Así de radiantes en el desfile de Alexander Wang para otoño invierno 2012 2013...

viernes, febrero 10, 2012

Rumpelstinkin


Puedo entender porqué hay gente que hace tratos a cambio de sus primogénitos.
Sobre todo si alguien me consigue estos zapatos.


Por el sombrero cambio al príncipe o al resto de -mi- futura prole según oferta.
¿Interesados?

jueves, febrero 02, 2012

Azul, Chanel Y El Cielo


Azul. Lagerfeld piensa en el cielo. Yo pienso en el mar. Estoy segura de que esto contraviene todos los principios del buen cronista que dicen que -digo yo- uno tiene que ser objetivo y prestar atención a las inspiraciones de Karl para hacer un maldito comentario de su colección. No lo dudo. Pero eso me aburre. Así que, arriba a la derecha tienen la salida, no se van a perder pues es el poco rojo que van a encontrar en esta inmersión. La pasada colección de pret a porter a Lagerfeld le debió parecer sofisticado pensar en el mar, más bien en las perlas y en las ostras. Todo era dulce, nacarado y marino. O eso decía él. Sin duda Lagerfeld ahonda en el mar pero ahora dice que piensa en el cielo....




Lo que pasa es que ve el mar desde las nubes...


Embravecido para los hombres que se ganan la vida con él e incierto para los que lo miran serenos.




Blanco como los vestidos de las mujeres de Sorolla que caminan por la playa al borde del azul mar.

Resplandeciente como las olas cuando se rompen al llegar a la orilla.



Irisiado como si pasasen muchos peces...



Oscuro en una noche sin luna en la que se ha engalanado para cortejarla.



Hasta que ella se asoma con su cara blanca...


Y se hunde en el mar con su carro de plata.
Y el mar estalla blanco.
Es bonito este avión desde el que todo lo vemos.