sábado, noviembre 28, 2009

Shopaholic


El armario dice mucho de nosotros.
Mucho más de lo que creemos.

Revela cada obsesión, cada matiz, cada acento. Descubre nuestros secretos, nuestras perversiones y nuestro sueldo. Habla más alto que la cuenta bancaria, cuenta intimidades, sueños, pragmatismos e irresponsabilidades. Silencia llantos y depresiones y habla de otras vidas, otros amantes, otros amores, otras tallas y otras estaciones.

viernes, noviembre 27, 2009

Absolutismo


La corona del Kaiser.

Luego dicen que Karl Lagerfeld es un tirano...

Con golosinas así como para tener los pies en la tierra

domingo, noviembre 22, 2009

Pétreo Futuro


Baladas sobre el arte.

La arquitectura. El cine. La moda. La pintura. La escultura. El grabado. La fotografía.

El arte...

De vivir o no.
De morir o no.
De permanecer en el filtro de la historia o de ser borrados de la memoria.
De mis modelos que parecen estatuas y de las viejas señoritas que sujetan Atenas -sí, las cariátides- que de piedra son y de ilusión llenan.
La vida... qué valiosa y qué devaluada.
Uno no sabe si es la crisis o la estupidez.

Joyas


El trabajo dignifica.


Pero poco. Muy poco.


Y más si tienes con qué comparar

sábado, noviembre 21, 2009

Las Diferencias


Nunca se es lo suficientemente rica ni se está suficientemente delgada.

O eso de "la percha" frente a "la cartera".

miércoles, noviembre 18, 2009

El Pan De La Moda


En el siglo XVIII, el hierro era "el pan de la industria".

Para nosotros, hijos del lujo -digamos lo que digamos- el caviar es el "pan de la frivolidad".
Porque ya sabía Mariantonieta cuando decía "pues si no tienen pan, que coman pasteles".
Lo que pasa es que la "chusma" no tiene corazón y a la pobre, la hicieron rodar la cabeza...

lunes, noviembre 16, 2009

Monstruos


Nieztsche decía que "no se puede luchar contra los monstruos sin covertirse en uno".

Tenemos lo que nos merecemos.
Y menos llantos, geniecillos....

Que, como decía Ghandi "conviértete en el cambio que quieres para el mundo."

Ay qué bonito es lloriquear...

sábado, noviembre 14, 2009

De Las Dolencias De La Edad Y El Uso De La Magia Digital


Las dolencias de la edad son las experiencias, los recuerdos, los años vividos, las personas conocidas, la sabiduría obtenida, los amores tenido, los sentimientos que nos embargaron, la música que oímos, los sueños que tuvimos, los momentos que disfrutamos, la paz de la que disfrutamos y lo que fuimos.

Y eso, quieras que no, se refleja en la cara.

Bueno, no siempre. Que tenemos el photoshop...

viernes, noviembre 13, 2009

Sabana


Somos fieras salvajes enjoyadas.


La nuestra es sabana de asfalto.


Ya lo decía Peter Beard.


Aunque no escarmentamos...


Queremos ser águilas con alas de oro y...


"Dora a un pájaro las alas y nunca volverá a volar"

miércoles, noviembre 11, 2009

Erizo


Las chicas de Balmain, de Isabel Marant, de Pucci son chicas erizo.
Las voguettes son una especie de femme fatales -falsas o no, ¿qué más da?-.
De armaduras, de pinchos, de tachuelas, de metal, de pistolas y cuchillas.
Guerreras de la moda.

De esas de "no me abraces, te haré daño".

lunes, noviembre 09, 2009

Harry Winston Y El Elogio A La Vida Salvaje


Dicen que a las urracas las atrae lo brillante.


Que los cocodrilos son sinónimo del lujo más exquisito.


Que el águila es sinónimo de realeza.


Que la mariposa es signo de frivolidad e instaneidad.



Que nadie más elegante que un leopardo.


Que al fin y al cabo todos somos un poco pavos reales...

sábado, noviembre 07, 2009

Sigilo


Somos criaturas "fashion" -agh-.

Como seres artísticos, parlantes, ¿inteligentes?, infieles, sexuales, sensuales, hábiles, pensantes, bípedos, con ganas de descontrol, egoístas, rencorosos, viciosos, pusilánimes, activos, amorosos, tranquilos, nerviosos, amigables, queridos, amantes, amados, volubles, sensibles, pensantes, amables, caóticos, desenfrenados, célibes, religiosos, afables, rítmicos y fieles.

Es cosa de nacimiento.

¿Y qué se le va a hacer si la naturaleza nos hizo así?

viernes, noviembre 06, 2009

Sobre El Buen Gusto Y El Malo

Sobre el exceso y la carencia.

Diana Vreeland decía que "demasiado buen gusto cansa". Como estamos cansados de tanto buen gusto, de tanto savoir faire, de tanto vestidito negro, de tanta blusa blanca, de tanto twin set beige, de tanto abrigo de visón, de tanto maquillaje nude y pendientitos diminutos, de tantos solitarios desmembrados, de tantas amantes resumidas, de tantas starlettes venidas a menos, de tanto genio con fecha de caducidad pronta...

A veces nos va la marcha y escogemos la catarsis.

jueves, noviembre 05, 2009

La Vida Es Un Cabaret


A todos nos gusta soñar.
La moda está hecha para soñar al fin y al cabo.

Y, como diría Calderón "y los sueños, sueños son...".

Y seguimos con los excesos...
Con los androides.
Con las mujeres extravagantes.

O sea, con las fascinantes.
Con las de verdad...

miércoles, noviembre 04, 2009

Del Arte Del Snob Y El Buen Impostor


De cómo ser un ladrón de guante blanco.

De cómo ser dandy.

De cómo amante bandido.

De cómo sueño perdido.

De cómo ser todo ambición.

De cómo ser buen impostor.

martes, noviembre 03, 2009

Coleccionando Vidas Y Otras Experiencias Menores


Me fascina lo que almacenamos a lo largo de una vida: recuerdos, manías, pesadillas, sueños, descendencia, deudas, casas, ex maridos, sueños rotos, prendas o fotografías. A lo largo de los años, almacenamos novios canallas, conjuntos de encaje, sombras de ojos negras y barras de labios rojas. Ligueros y copas de champagne, fresas y chocolates y pendientes de perlas. A lo largo de los hogares almacenamos lloros, llantos, risas, carcajadas, cansancio, descanso, ocio, discusiones y besos. A lo largo de nuestras experiencias, acumulamos arrugas, nuestros huesos polvo y nuestra máquina, desvelos para el alma.

A lo largo de los siglos hemos acumulado corsés y jaulas de pájaro. Enaguas y pelucas. Polveras de colorete y habitaciones para darse polvos de talco con mascarilla. Cinturones de castidad, torturas bellas, cirugía estética y photoshop. Ganas de inmortalidad y aspiraciones de eterna juventud.

Y es que qué poco cambiamos...

Seguimos coleccionando pelucas exageradas y máscaras cosméticas que nos ocultan.

Sólo que esto no es Versalles y ninguna es Maria Antonieta.


lunes, noviembre 02, 2009

The Simple Life


A estas alturas del juego, ya estamos lo suficientemente instruidos en lo qué es o deja de ser la cultura del amor. Hollywood, la música pop y las revistas de moda venden el amor como la quintaesencia de la vida. Ese “jodido pero contento” que nos hace levantarnos cada día y mirar con buena o mala cara al mundo. Chico conoce a chica. Chico se enamora. Chica no. Así se resume “(500) días juntos”.


Una película que vuelve a hablar de los roles de los sexos en las relaciones de pareja o, por lo menos, de carácter sentimental. Pero lo hace de otra forma. Me gustan las películas ligeras en las que sales del cine con una sonrisa. Ésta, concretamente, discurre como la vida. A tropezones. A saltos. A patinazos inconexos que forman una trama sin sentido o con mucho sentido. Quién sabe.


Bajo el cielo azul de Los Ángeles, sonando Los Smiths y con una chica especial se topa un arquitecto frustrado que escribe tarjetas de felicitación. La arquitectura, la música, el vestuario y la contemporaneidad son los verdaderos protagonistas de la película. Claro que, también podrían ser meros secundarios de lujo bajo los que se desarrolla la desconcertante y tierna acción de los protagonistas. “500 days of Summer” plantea la eterna duda de las circunstancias en nuestra vida.


La canción que nos acompaña, la pasión que nos define, la luz que nos ilumina, el helado que nos gusta, el libro que leemos, las tiendas donde compramos, el teléfono que tenemos, la película que vemos, la ciudad por la que paseamos, la calle en la que vivimos. Nuestro mundo.


Summer y Tom son jóvenes, atractivos y encantadores.
Pero viven en mundos diferentes.



La película salta entre momentos tiernos, bajones, subidones y emociones cual montaña rusa. Ambos son encantadores. Son personajes hechos de recortes, si no tienen una verdadera personalidad, tienen un alma. Que, al fin y al cabo, es lo que diferencia a un buen personaje de otro. Como, por otro lado, casi todos nosotros.


Summer y Tom viven 500 días de su vida juntos. O revueltos. Con momentos románticos, trágicos, punzantes, dolorosos y divertidos. Hay veces que uno piensa que son almas gemelas, otros que solamente se hacen daño mutuamente. Algo muy parecido a las relaciones humanas.


Al principio, el mundo sonríe. Les sonríe. Me gusta esa espontaneidad que tienen los personajes. Parece que el cielo brilla, que los pájaros cantan, que la gente es más amable y que la vida es mejor de lo que es. Los pasteles son más dulces, las nubes más blancas y el azul más azul. Incluso caminamos sobre el arco iris y nuestros sueños se pueden cumplir.


Incluso se dibuja el mundo a su medida.


Mientras los días pasan y ellos los viven. La película presta especial interés a los instantes. Los personajes saben que nuestra vida se concentra en instantes. Por eso no hay eternidades sino momentos inolvidables, personas inolvidables, cosas inolvidables...


La narración se desliza entre clics. Clic. El edificio más bonito de L.A. Clic. Una mirada. Clic. Nuestras manos se rozan. Clic. La risa de los niños. Clic. El aire rozando el pelo. Clic. Un coche pasa y suena nuestra canción. Clic. Un beso.


Y sobre lo que nos devuelve el mundo.
La opinión que nos formamos enclaustrados en nuestra propia retina..


Sin saber si la vida es complicada o la hacemos nosotros.
Si la vida es fácil o la hacemos nosotros.
Si somos nosotros alguna vez.


O si alguna vez dejamos de serlo...


Mientras la vida pasa. Mientras el sol cae del cielo. Mientras los demás van formando sus vidas. Mientras la canción que escuchamos se va acabando. Mientras nuestros sueños viejos son sustituídos por nuevos y nuestras ilusiones se convierten en recuerdos o en hechos...


Y enfrentamos expectativas frente a realidad.


Y nos volvemos a encontrar.


Cara a cara con el riesgo de jugar.
¿Te atreves?


Y es que...
aunque a estas alturas todos estamos de vuelta de todo. Y a pesar de que somos unos escépticos consumados. Unos cínicos recalictrantes. Unos déspotas. Unos descreídos. Unos ateos. Unos agnósticos. Unos incrédulos....


Seguimos buscando a alguien con quien sentarnos en un banco a ver pasar el mundo.