sábado, agosto 29, 2009

Princesas Que No Lo Son


Es una clase en extinción y, al mismo tiempo, muy viva. Princesas soñadoras que desean encontrar al príncipe azul.

Delicioso carmín de color fresa y zapatos de tacón entremezclados con tules y satenes. Ellas no pagan la factura de la luz, y tampoco llevan medias con costura. Se deslizan entre escarpines y zapatillas de marabú, duermen con camisones de color melocotón y sueñan con una cama con dosel.

¿Son soñadoras? No, no del todo. Son frágiles pero con una extraña fortaleza y un descuidado ímpetu. Anhela la libertad el pájaro aunque esté en una jaula de oro pero hay águilas que desean cambiar sus alas por una jaula. Aunque no sea de oro. O, siéndolo.

¿Son decadentes? No. Pero la realidad no siempre es un cuento de ficción. Y a veces el azul está sólo en el cielo. Y no todas las sábanas huelen a Chanel Nº5, ¿verdad Helmut?

Moran donde mora el vicio aunque sea destacando entre la corrupción.

jueves, agosto 27, 2009

Desayuno Con Diamantes


A veces los comentarios sobran.

Sobre todo cuando la protagonista lleva vestido de Givenchy, moño frances y ristras de perlas y visita Tiffany para saciar las penas de su alma.

jueves, agosto 20, 2009

Casablanca


Casablanca ha sido llamada una de las películas más románticas de todos los tiempos y, ha pasado a la historia del cine como la historia que va más allá de dos personas y en lo que nos convierte el amor.


Bajo el telón de la Segunda Guerra Mundial y traslándandonos al pasado peligroso de la Francia ocupada y la caída de De Gaulle, nos encontramos en los sensuales aromas de la Casablanca africana envuelta por un conjuro atemporal en el que el tiempo ha dejado de transcurrir y donde nadie es enemigo ni amigo, sólo cliente. O, eso nos dicen las apariencias.


Mientras el casino y el modo de vida que acaba en la perdición imbuye de un ambiente mágico al Casablanca de los desesperados. Al lugar a donde se llega para partir o para quedarse para siempre.


Al lugar donde polvo eres y, en polvo te convertirás.


Donde ellos murieron con la confianza de tu libertad.


Casablanca no es una de las más grandes historias de amor jamás contadas. Casablanca era una película que se rodó bajo el fundido de la nimia historia de amor de tres personas que perdía importancia por el curso de los tiempos y la importancia de la II Guerra Mundial en aquel momento.


Casablanca es la historia de la mujer que hay detrás de los hombres y los hombres que hay detrás de la mujer. De la lluvia en Marruecos y el destino del mundo en las manos de personas insignificantes devoradas por sus pasiones. En Casablanca, nadie se planteó nunca que Ilsa acabará con Rick pues, en los años treinta para el cine norteamericano, ningún director podía hacer que sus mujeres dejaran a sus maridos por otro hombre. Victor no podía morir para que el amor surgiese o resurgiese de sus cenizas y, poco importaba la esperanza de los personajes.


Pero, que las cosas tuvieran que ser como los directores esperaban no significa que lo fueran. Por eso, Casablanca es la historia de Rick e Ilsa. No es la historia de nadie más.

sábado, agosto 15, 2009

La Fiera De Mi Niña


La Fiera de mi niña ha pasado a la historia del cine como una película que se inició como un fracaso y, acabó como una de las mejores comedias de todo Hollywood. No tiene guión y, si lo tiene, se puede decir más bien que es una sinfonía de notas pintorescas que, una verdadera trama.


Los personajes no tienen un esquema moral. Ni una identidad definida y, el ritmo de la película es, el puro ir y venir, el puro ajetreo voluptuoso que su director confirió a la película. Dijo que "iba diez veces más rápido que sus otras obras" y, eso se nota.


La aventura se inicia con Susan y David que son sobrina y paleontólogo de un museo que quiere conseguir un millón de dólares de la tía de Susan. Si David es el hombre calmado, sereno y sobrio, con una reputación que le hace optar a un millón de dólares y cuya máxima preocupación en la vida es poner al brontosaurio una clavícula intercostal que le falta y, casarse; Susan es todo lo contrario.


Susan es, naturalmente, la sobrina de su tía. Y, el objeto de tortura de David. Y, además, es una encantadora millonaria algo dispersa. Por decirlo de alguna manera. Podríamos decir que, que es alguien al que se le rompe el vestido en una cena.


Susan es una mujer con un leopardo.



Que los caminos de David y de Susan se han cruzado es algo evidente. Lo que ninguno espera es que el nexo de unión, de complicación y de simplificación es, un leopardo.


Un leopardo que responde a la llamada del amor. Todo te lo puedo dar menos el amor, baby. Todo, baby, todo te lo puedo dar menos el amor baby.


Y es que la música calma a las fieras pero, ¿cuánto?...


En el Brasil, de donde sacó el hermano de Susan a Baby, es más fácil para una fiera satisfacer sus instintos. En Connecticut, cambia un poco.


Si David, a pesar de tener que casarse con Susan, ha accedido a acudir con ella en ayuda con el leopardo y, a obtener su millón de dólares, las intenciones de Susan son algo más... bueno, algo más diferentes.


Encerrar a David hasta que se enamore de ella.


Cueste lo que cueste.



Y, a veces, un millon de dólares es suficiente aliciente.


Para que la tía de Susan no descubra que David, ese hombre vestido de idiota que se pasea por su casa y que no sabe dónde está, y no le quite su millón de dólares. Susan dice que es amigo de su hermano Mark, el del Brasil, y que ha sufrido una pérdida de memoria temporal y tiene unas extrañas pulsiones con la naturaleza.


El señor David Huxley pasa a ser el señor Hueso. Un calificativo que si bien es disparatado, para alguien que acude en apoyo moral a rescatar a una mujer con una leopardo y se dirige a todas partes con una clavícula intercostal, le va como anillo al dedo.


Aunque Susan le haya robado su ropa y, el perro de su tía le haya robado la clavícula intercostal y enterrado en alguna de las hectáreas de la finca Random. Y, claro, tengan que encontrarla.


Y, cazar a un leopardo que estaba escondido para que Mrs Random, la tía de Susan no lo viera, y para no causar una catarsis. Cazarlo porque se ha escapado.


Susan en la caza del leopardo, caza a David. Y, al mismo tiempo, Horacio y Mrs Random, tía y abogado, tratan de cazar al leopardo sin saber que, ése leopardo, era el que Mark, el bueno de Mark, había cazado para la tía de Susan. Ése leopardo que David quiere dar al zoo.


Lo que ocurre es que la probabilidad de que apareciese otro leopardo, ésta vez agresivo, en la historia era tan ínfima que, aparece.


Y la banda del leopardo acaba entre rejas por alborotadores. Aunque, haya dos leopardos sueltos.


Y, Susan, culpable de todo, tendrá que arreglarlo.


Aunque arreglar y Susan son dos términos que no acaban de encajar del todo.

viernes, agosto 14, 2009

Nota

He sido suplantada en Internet por alguien que ha firmado con mi perfil, tras piratear las claves para acceder a blogger.com.

He eliminado todos los comentarios que "el pirata" ha dejado por mí, en un tono obsceno en varios blogs.

Ya está solucionado.

Siento lo que se ha escrito en mi nombre, algunos habeis recibido una disculpa mía por email respecto a los hechos, aunque creo que he eliminado todo lo que se ha escrito en mi nombre, si alguien se siente ofendido o se me ha pasado algún comentario. Lo siento.

Gracias por vuestro apoyo a los que me habeis envíado comentarios informándome de ello tras daros cuenta de que esa no es mi actitud.

Luego subo un post.

martes, agosto 11, 2009

Vértigo


Todos tenemos secretos. Secretos que no deberíamos confesar, que no deberíamos poseer y que nos configuran internamente. Secretos que no se deberían desvelar...


Aunque alguien repare en ellos, aunque nos fascinemos por ellos, no se deben sacar a la luz.


Vértigo es la historia de lo que ocurre cuando la verdad sale a la luz. Cuando lo oculto sale a la superficie. Y, sus protagonistas, son oscuros, complicados, histriónicos.


Envueltos en llamas de misterio, en destinos inexcrutables, en trajes cerrados y austeros. En almas sin alma.


Vértigo es una historia desgarradora sobre lo que ocultamos. Sobre los diarios que escribimos y no escribimos. Sobre el voyeurismo. Sobre el ver y el observar.


Vertigo versa sobre los miedos y las pasiones. Sobre las obsesiones y la locura. Sobre la verdad y la mentira. Sobre el miedo y la psicosis. Sobre la represión sexual. Sobre la imagen. Sobre la sustitución.


Sobre Pandora y su caja.


Y los impulsos que llevaron a Pandora a abrir la caja del trueno y el rayo. Sobre nosotros y nuestra Pandora. Sobre la circunstancia.


Y lo que pasa cuando se abre la tapa.


Vertigo son muchas historias en una y, sus personajes son muchos personajes en uno.


Aunque ella siga siendo rubia...


Con maneras de femme fatale. Y sinsabores de pecadora.


De esas que no aceptan las consecuencias y cierran la tapa de la Caja de Pandora. Justo cuando aún quedaba la esperanza.

sábado, agosto 08, 2009

Atrapa A Un Ladrón


Siempre ha sido considerada una de las obras menores de un genio. Hay que reconocer que, Atrapa A Un Ladrón es una película deliciosa para el verano o, para cuando apetecen, desesperadamente, vacaciones. Entre arenas de Capri, Costa Azul, hombres con camiseta marinera y moreno tostado al sol y Grace Kelly en descapotable años 50s corriendo por una de las curvas que, más tarde, la arrebataría la vida es algo recomendable de ver. Capri es Niza pero, con trama policial.


Grace Kelly -qué importa el nombre del personaje- es Grace Kelly. Rubia, cándida, delicada, sofisticada, caprichosa y dulce. Con ese punto cruel y de sexo, más sugerido que esplícito, que suele conquistar a los espectadores. En bermudas, con vestido de vuelo, con pañuelo de seda al cuello y vestida de femme fatale, consentida.


Chico malo reformado en chico bueno pero con un toque irónico y con algo de malicia, ¿? -Sigh- (Se me dan mejor las mujeres sin comparación alguna) conquista a chica buena y dulce y rica que quiere divertirse un poco entre tanto arrugar el entrecejo dilucidando si me queda mejor el azul o el dorado y si vale con un poco de carmín rojo o es mejor el fresa.


Sea como fuere. Él es él y ella es ella y, pasa lo que -normalmente- suele pasar. Y, sobre todo, cuando tras un fundido en negro avanzas a gran velocidad y tienes la Costa Azul, las vacaciones y a Cary Grant o a Grace Kelly al lado.


Que tú podrás ser una niña bien pero los hombres también lloran. Y, una conversación intransigente pasa a la historia como un momento de sexualidad nada reprimida pero sí elegante. ¿Muslo o pechuga?


Y hay veces que uno tiene que cerrar los ojos y dejarse llevar.


A Grace Kelly, en la vida real y pre-Princesa de Mónaco y pre-Gracia, le gustaba mantener relaciones sentimentales o no tan sentimentales con hombres casados. A la doncella rubia de heráldica intachable y reputación algo más atormentada que cae en las manos del made(re)ro ladrón de Capri, también le atraen los hombres con problemas. Y las relaciones tormentosas.


Atrapa A Un Ladrón es una apuesta poco arriesgada. Champagane, jardines, vestidos en voile y seda rosa, trajes de noche de satén y de lamé y joyas. Cary Grant encantador y Grace decididamente hermosa. Verano y calor, brisa húmeda, fiestas nocturnas y mansiones.


¿Y porqué no?