lunes, junio 29, 2009

Las Bicicletas Son Para El Verano


Las bicicletas son para el verano igual que los amores que no acaban rompiendo el corazón.

Uno sólo puede reflexionar sobre el amor subido a una escalera.

Uno sólo puede ser feliz con una cabra que toca el violín.

Uno sólo puede ser feliz de muchas formas.

viernes, junio 26, 2009

Fashion For Men



El sexo vende de la misma forma que el vestido negro es el favorito temporada tras temporada y, el que más admiración despierta sobre la pasarela. Hay tópicos que nunca dejan de funcionar. Como el del “sexo débil”. También el del escote, la falda tubo y los tacones. Para la mayoría de féminas que pueblan la jungla de asfalto los hombres carecen de gusto. Para la mayoría de los insiders de la moda, “sólo los hombres pueden diseñar”, para otros, se dedican a torturar a deliciosas cieguecitas que cumplen a rajatabla con sus cabezas vacías de cabellos largos los dictámines de un pequeño tirano que decide que hoy el rojo es el nuevo negro -sigh-.

Para otros, seguidores y acólitos de Gabrielle Chanel, “sólo las mujeres pueden diseñar” pues ellas saben qué quieren ellas. Exactamente y sin corsés de por medio. Nada de jaulas de pájaros. Pero para los mortales comunes y corrientes de la sociedad pequeño-burguesa que desayunan leyendo el periódico y tomando cafés, almuerzan deambulando por Zara (sección clon) y cenan en italianos discretos los viernes por la noche esto es algo totalmente ajeno. ¿A quién le importa?

A nadie. Mis niñas no tan niñas tienen esquemas mentales -bueno llámenlo X- por los que “ellas” y su grupo de amigas (compran el sábado por la mañana y combinan un, digamos, pañuelo de Hermés con vaqueros de Zara) son ideales -agh- y sus novios -maridos, pareja, compañero de cama, quien paga a medias las facturas etc…- reducen sus conocimientos sobre nada en particular a coches-fútbol-algo aburrido, carecen de esos conocimientos tan profundos, tan extensos, tan b-v-astos que ellas tiene. Que ellas sí que tienen.

Aún así el macho alfa tiene mucho que contar respecto a la moda. Y, eso es lo que hoy -ahora- me interesa.

Qué les gusta y qué no. Qué funciona y qué no. Es algo así como porqué es más sexy alguien con ropa interior que desnudo. Un insondable misterio de la mente masculina que probablemente nadie llegue nunca a descubrir jamás porque es más interesante saber los hábitos sexuales de las focas que los recónditos y oscuros pliegues perversos-muy perversos-semiperversos-0 perversos de las personas. C´est la vie.

Sí a los tacones, sí al vestido negro, sí a los escotes. No a las fashion victims, no a las estridencias, no a las femmes fatales. De alguna forma quieren a alguien de la que puedan presumir pero no que llame la atención. Quieren poder alardear de lo -sorry- que llevan cogido del brazo pero sin quedar relegados a un segundo plano que diga -eh, ella te ha escogido no-me-explico-cómo qué suerte-.

Aunque también creo que a los hombres les interesa más el proceso de desvestir que el de vestir.

De cualquier forma a todo el mundo le gustan las personas que no se disfrazan de nada más que de ellos mismos. Hombres y mujeres.

¿Y porqué no?

jueves, junio 25, 2009

Cruel Perdición


Supongo que la moda es hoy en día un bonito caramelo para la economía. Cada tres meses una tarjeta de presentación nueva. Cada seis meses, un reafirmarse en quién es quién, cada mes, un nuevo favorito, cada año, una chica it.


Cada día una pequeña muerte.


Ésto, es correr y no avanzar.

martes, junio 23, 2009

Ciegas

La Santa Compaña


Uno acaba entendiendo porqué los filósofos desplazaron el ideal de perfección, de la virtud a la belleza.


Y también eso de que la Santa Compaña va paseando hasta encontrar con un mortal al que el humano que guía la comitiva pueda suceder.

Pues eso...

Que si alguien se encuentra con mis señoritas, haga un círculo en el suelo y se meta dentro o saque una cruz e intente protegerse.

Ésto no son muertos vivientes. Ésto es peor.

Buenas Campañas

lunes, junio 22, 2009

Femme Fatale


Ella es peligrosa pero no en el sentido que tú te imaginas.

De alguna forma esa afirmación nos devuelve a la concepción masculina de la femme fatale. La femme fatale es una princesa que colecciona hombres a los pies de su cama, en el hotel fascinante y repulsiva al mismo tiempo.

La diosa primigenia de la civilización era mujer, madre creadora y destructora que mataba y daba vida. Algo así es la femme fatale, sólo que Morrigan dio paso a Morgana y, ella, a un ángel rubio con la melena tapándole un ojo y un vaso cargado de hielos y alcohol. Y de ahí evolucionó a mi muy sexy devorahombres.


domingo, junio 21, 2009

Victoria


Nunca había clickeado la foto a pesar de tenerla desde hacía años.

No había visto que una dama estaba en ella.

Quizás porque la Victoria alada acaba de posarse, impetuosa, ahí arriba.

Y por eso, mientras el viento arremolina sus vestidos y ella evoca, magnífica, la victoria, nadie la ha percibido.

Pero, que no percibamos las cosas no significa que no estén.

Que no hayan pasado, que la Victoria no haya agitado sus alas, que el tiempo no se haya parado.

Es hora de descubrir viejas cosas...

jueves, junio 18, 2009

Los 30 Años


Supongo que es una edad extremadamente complicada. Uno no es de los jóvenes ni de los mayores. Es ridículo vestirse como una jovencita y pedante, terriblemente desolador, como una señora aseñoreada. Ni Chanel le sirve a uno porque hay dos Chanel que, paradójicamente, son los dos públicos que el sector -fashion- acoge. Uno, el que hay que ser suficientemente joven para llevar. Leáse jovencitas de cuna bien que aspiran a ser niñas mal y que, incluso, introducen palabras cockney en su inglés británico de toda la vida. Y otro, el que hay que ser suficientemente mayor -y/o respetable- para querer vestir.


El punto medio, esa virtud entre dos vicios. No existe. Pero debería existir. Lo que nos devuelve a mis niñas de 30 años. Esas que, superada la veintena que une novio sí-novio no con alcohol y pintalabios de color rosa se encuentran, desamparadas, ante la boda -inevitable- el futuro niño -prácticamente inevitable (con aspiraciones a embarazada estilosa)- y el futuro por delante. Ése que exige más dos piezas que vestiditos sobre pantalones y botas planas de ciertopelo.


Es entonces cuando "mis amigas" pasan de quedar a las diez a las siete. O a las nueve. Siete café. Nueve cena. Las cenas inevitables de estreno casa-Ikea y las sonrisas falsas. Ser una devoradora de hombres tiene su gracia a los 23 cuando coleccionas príncipes a los pies de tu cama pero a los 33 con un niño en camino, una hipoteca y una bonita vida burguesa es dificil querer seguir siéndolo.


Supongo que no es renegar sino evolucionar. Eso que hace todo el mundo -sigh-. O su versión rápida. De cualquier forma, en algun momento, la generación que hoy tiene treinta años está un tanto desarraigada. Fue la primera que sobrevivió a los ochenta y por tanto a toda la nueva sociedad post-postmoderna y que no están ni en la moral tradicional ni en la moral amoral muy moral actual.


Hay dos ramas. No íntegra y poco íntegra supongo. Por un lado tienen hipoteca, son la clase media y viven entre toques de lujo: perfume de Dior, bolso de CH y ordenador última generación. Por otro, se ponen leggings rotos, ahora llevan shorts, compran Wayfarers -de colores, falsas, auténticas- y tienen fotologs. Pero se declaran más bien izquierdistas que de derechas e Ikea convive con la decoración oriental. Leen las últimas novedades, van al cine y probablemente se divorcien.


Particularmente -debo no inmiscuirme personalmente en mis posts (que luego me echan cuarenta años)- me parece que un divorcio queda bien en el currículum. (Sé que si alguien no pensaba que era gilipollas, lo piensa ahora y... me da igual.) -Sigh- Pero a mis niños les aterra la idea del divorcio. Por un lado conviven con ella, la causa de los divorcios son los matrimonios por lo que, si tanto lo temen, podrían no casarse y punto. Por otro, saben que la mayoría de divorciados varones se vuelven a casar y "mis" "chicas" se quedan en aspirantes a chicas eternamente.


Si el grupo de casadas es particularmente divertido. El segundo es aún mucho mejor. Al primero pertenecen las señoritas con americanas y shorts en primavera y container de piel de Bimba y Lola con sandalias de Fosco, o Adolfo Domínguez si se tercia. Al segundo, una mezcla entre Voguette sin influencias e idiota pasajera.


Parecen jóvenes. Parecen divertidas. Parecen muchas cosas que no son.


Aunque, mis niñas de treinta años pueden estar contentas. Phoebe Philo ha vuelto y ha vuelto apra atender/satisfacer los deseos -fashion- del grupo del 3.


Aunque no sé si las falta coraje o estupidez para pagar 15.000$ por un bolso.

miércoles, junio 17, 2009

Cuando La Década Adolece De Genialidad


Es grave cuando la época adolece de genialidad aunque, como todo, ya ha pasado. De repente se concentran en el tiempo una manada de genios, criaturas que se sienten superiores -se saben superiores- y, lo son.

El verdadero problema llega cuando en una década en la que no hay genios se saben superiores los candorosos mediocres que han sido elevados por los otros mediocres que confían en ser llamados alguna vez genios.

Yves Saint Laurent necesitaba pizarras para dibujar su frenética actividad pues, hacía tal presión por la necesidad de plasmar sus diseños que rasgaba el papel. Chanel cosía, levantaba, fumaba y eliminaba de sus vestidos mientras contemplaba como los episodios de su vida se convertían en las banderas de la década. Balenciaga escuchaba, susurraba, plegaba las telas hasta oirlas crujir y escogía cual de ellas lucirían sus marquesas de buena estirpe o de no tan buena estirpe. Balmain vivía los colores hasta explotarlos en sus vestidos o Mugler entallaba sus femmes fatales en faldas tubo y corsés metálicos y brillantes.

Ahora, Alexander Wang se inspira en la ropa que la gente donaba al Ejército de Salvación. Decarnin viste a sus modelos de domadores de circo glamurosos, una mezcla entre Michael Jackson y Alicia en el País de las Maravillas. Y, un montón de niñas bien, semi-bien o mal juegan a ser malas muy malas con sus líneas de ropa.

Ay mis genios...

Ahora los logos se deshacen, será el tiempo, será la vida, será el capitalismo...

martes, junio 16, 2009

lunes, junio 08, 2009

Sinceridad


De alguna forma la sinceridad es un reportaje de moda en el que la ropa es lo que menos cuenta porque, al fin y al cabo, ¿Chanel?, ¿Chloé? !Zara! De alguna forma, los paraísos vacacionales son más honestos cuando se olvidan de las piscinas excavadas en el mar y no se dedican a sacar a muchachas con vestidos de Oscar De La Renta de 5000$ con niños cubanos harapientos y felices.


Es más sincero cuando cuenta la vida desde otra perspectiva. Supermodelo abandonada en Cuba o playa con palmeras no sabe muy bien si ha perdido el tren o lo ha cogido porque la suya no es una estación con Ida y Vuelta.


Capitalista de plusvalía y alienación en el trabajo se encuentra de repente en paraíso tropical de esos que son cárcel y muralla de palmeras pero muralla.


Y no sabe si es felz o no lo es.


Y es que al final es la vida con un vestido blanco.


Y el resto es mirar por la ventana...