Archivo

miércoles, junio 27, 2007

Prada: Llegó, Vistió, Venció


Llegó Prada, vistió al Diablo y miles de fashionistas aplaudieron. Pero el invierno y sus desfiles atacaron y, Miuccia Prada se sintió atraída por esa mujer intelectual, andrógina, extraña y mística. A unos les gustó, brillante dijeron, a otros les horrorizó, ¿Dónde quedó la elegancia?, y a otros les fue convenciendo. Personalmente me gustaron los tacones y las medias de lana pero no me pareció una colección ponible ni comercial. Quizás otro experimento de Miuccia, quizás una subida de adrenalina por pasar a la historia no “como la diseñadora que no verá a uno de sus diseños pisar una alfombra roja” sino por “hacer que el diablo no vista de rojo, sino de Prada”.


Debo decir que, me ha sorprendido el editorial aunque ya vimos al look de Prada en plena efervescencia en Kirsten Dunst quien lució un irreverente look en tonos mostaza. La textura de los abrigos me ha parecido novedosa y, llamativa, incluso exquisita porque, reconozcámoslo Prada ha apostado por propuestas poco femeninas y más bien intelectuales que, son difíciles de apreciar. Eso sí, la editorial es fastuosa y en la imagen podemos apreciar el pantone de los diseños y el lujo exclusivo de la piel, más original de todo el invierno.


Tonos opuestos, gorros de lana, medias siniestras, zapatos acharolados, carteras-manguito, abrigos de chinchilla, guantes de cuero… No, no es una comercial, tampoco es una colección apta para todos los públicos ni sobre la que el fantasma de la comercialidad se cierne pero tiene algo, ese allure de la moda que no llegamos a comprender como aquella colección de Ghesquiére en la que las mujeres jugábamos a los androides y cuya inspiración era una mezcla de C3PO y del futuro de Chayalan. Pero en este caso de mujeres inconexas y, místicas. Unos las ven como hadas del bosque que nacen y surgen de los musgos y los líquenes de aquella Irlanda mística donde las ninfas sobrevuelan las lagunas y, ese es precisamente el espíritu del editorial.


Otra sorpresa me he llevado con la portada de Vogue Nipón, ésta vez la chinchilla y el chaleco vuelven a protagonizar la leyenda de Para pero, la actitud de la portada es totalmente diferente. Aquí las hadas se han esfumado y han dejado paso a las mujeres de Miuccia: “femeninas pero n o frágiles” que, se han convertido en el personaje del invierno. En este look la fashion victim nace, melena rubia con aires 80´s: piel de chinchilla, gorros místicos son abandonados por boinas para la falsa intelectual consumista. En la editorial, han sucumbido ante las carteras de mano con lazada de Prada, esas que jugaban al qué escondo para darle elegancia al look. En mi opinión, son visiones yuxtapuestas pero sumamente próximas. Eso sí, parece ser que el esquema de colores: verde+naranja está en la onda y que éste mix arrasará en otoño. ¡Oh dios mío! Este va a ser el sustituto de los leggings como atentado…



Abandonando la piel vuelven las reminiscencias 80s, eso sí, la liberación de la que Prada ha hecho gala es cierta, por lo menos, la plancha ha quedado alejada de nuestros armarios y de las manos de las couturiers. El blanco nácar del chaleco es el punto lógico del look porque el verde piedra y el dark black se alían en el tema estilo. Bueno, quizás destierre el problema de conjuntar la ropa aunque, probablemente, el mix irracional es la clave del mix racional. Mundo material es la clave del reportaje aunque, para muchos, parezca que la femme se ha puesto la única prenda que su armario contenía. ¿Muchacha perdida o fashionista? Eterno dilema, obvio.



Eso sí, para los faunos del fatum que reverencien a Prada tenemos chalecos de chinchilla y gorros en naranja block. La seriedad se aleja del cliché de la firma porque, ni el metrosexual ni el tecnosexual son bien recibidos. Ésta vez, las propuestas sólo son válidas para auténticos fashionistas, auténticas víctimas, auténticas presas de una tendencia, estúpida y poco favorecedora. Eso sí, parece ser que va a ser la última tendencia porque ahora el varón se ha convertido en el placebo de las firmas y en el sinsabor de los hombres. Tendencia resultante del espíritu de Miuccia, lo más importante, ella ha cambiado su doctrina: las mujeres son fuertes, los hombres no. De hecho, ellas son hadas mágicas con todo su poder y ellos, simplemente los que han “cedido” su sueldo al chaleco de la temporada.

lunes, junio 25, 2007

Sucesores: Tendencia del Momento


Llegan bocanadas de aire fresco a las firmas de moda aunque, también suenan los vientos de los aspirantes sedientos de triunfo, de alcanzar un puesto relevante en una gran firma. Indudablemente el mundo de la moda llora la pérdida de Gianfranco Ferré, el arquitecto de la moda, que, aunque con el dolor de su gran pérdida, la moda se aplica a buscar, caza y captura, de sustituto. Por el momento, la firma sigue unos cánones futuristas en los que la piel, el gris, el beige y el monocolor en los conjuntos son los tonos estrella. Hagan sus apuestas y Ricardo Tiscci me suena a ganador; además ya decían que sonaba su toque de queda en Givenchy por lo que, podría ser un sucesor digno del mérito. V&R me parecen la mejor baza, eclécticos, mimados, actuales, tendenciosos y controvertidos. Las claves serían aunar esa eleagncia barroca con el mix de los noventa de la muejr poderosa que Ferré siempre quisó inculcar a sus modelos. Aires nuevos para la firma, y despegue definitivo del dúo. Ambos diseñadores aúnan un aire arquitectónico, línea Ferré, con propuestas atrevidas basándose en colores de la paleta monocroma. Sobriedad femenina con retales futuristas; el sello del dúo podría seguir manteniendo, los sueños irrealizables de los colaboradores de H&M aunque, lo cierto es que la casa de Ferré dejó de ser mítica y habitual en las bocas y páginas de los fashionistas quienes esperan el tirón comercial de un sucesor. Necesitamos colecciones atrevidas, renombre y desparapajo, sinónimo de Viktor & Rolf.


Hay que hablar por supuesto, de Valentino que con su 45 aniversario está dando bocanadas y ríos de rumores a la fashion press sensacionalista. Por el momento se han barajado muchos nombres entre los que destcan el de una de las colaboradoras de Marchesa, Georgina Chapman quien parece ser, ha rechazado el puesto como su sucesora. Otros afirman que Alexandra Frachinnetti quien no ha comentado nada ni en las esferas más privées de Valentino. Aunque el diseñador es insustituíble, persoanlemnte, creo qu eno vendría mal un giro radical a Valentino que podría venir de la mano de Ford, Tom Ford quien ya conquistó la verdadera cosa nostra italiana para Gucci en sus Años Locos. En Gucci convirtió todo lo chocolate redondeado y de cuero en anguloso negro y duro por lo que, su paso en Valentino puede ser impresionante. ¿Giro Radical Mágico? Aunque otro sucesor podría ser Elie Saab muy en la línea de los vestidos joya y la noche bordada aunque necesitado de refianr su allure. Si radicalizamos la propuesta: Chayalan es su hombre; auqnue con un giro más romántco y femenino y, menos tecnólogico. Eso sí, necesitamos de la ensoñación ancestral de Galliano para Dior o del actual Ghesquiére pour Balenciaga. Arriesgado sí, pero con un giro poderoso, lujoso ,femenino, elegante, distinguido y exquisito.


Tengo que hacerlo, Lagerfeld debe ser sustituído inmediatamente de Chanel para impedirle que continúe con su oda fúnebre a las perlas, el tweed y el negro. Si tengo que nombrar un sustituto me inclino por Marc Jacobs, además, hay que resaltar que el diseañdor se está rehabilitando y que los niveles de despotismo de Karl rompen los límites de lo que la moda puede permitir si hablamos de dictadores. Jacobs tendría un sello muy especial y personal con el que impregnar la firma y, admeás, podría ser el Káiser II ya que, si aúna su trabajo en LV, Marc Jacobs y Chanel sumaría las mismas maisones que el Káiser sumándose a la moda perfecta y elegante. Poco más debo decir, todos conoceis mi odio consumado hacia Lagerfeld y, que ya es hora de que lso cánones de Chanel cambien. Jacobs me parece el gran sucesor de Karl, en muchos sentidos, aunque McQueen podría estar sencillamente impresionante con su estilo sofisticado y totally. ¿Otros candidatos? Paolo Melim Andersson directamente sacado de Chloé, ex-maison de Karl, aunque demasiado actual su sabor para la opacidad de Chanel. Lo que se necesita es un cambio urgente y drástico que renueve y devuelva el esplendor a Chanel...

lunes, junio 18, 2007

Memorias De África

África es un destino de ensueño que se conserva puro y mágico, racial y humano, místico y antiguo… Ya quedó prendado de sus tonos el mítico Saint Laurent quien plasmó su pasión por los tonos arcilla tan propios del paisaje de África en la mítica sahariana que Veruscka lucía como nadie, muy salvaje y femenina. Ahora, Keira Knightley, la actriz de moda, se traslada al continente más salvaje y plasma el estilo de aquella Katherine Hepburn en La Reina De África. Mágica y rememorando el estilo sofisticado de las damas blancas, Keira posa como una elocuente colona con una elegancia femenina, clásica y, sobre todo natural.


Keira pasea distraída y absorta en el paisaje con un look en tonos tierra formado por un camisero con mangas plisadas y trenzado al estilo corsé firmado por Phillip Lim y ciñéndolo al cuerpo, Keira luce un cinturón de cuero envejecido. Lleva el cabello recogido en un moño informal sujeto por unas varas de madera lacada. Un look natural y muy femenino. Ideal para combinar una cazadora sahariana de aquellas vintage de YSL con un minishort en tonos caqui ceñido y complementos de cuero envejecido o de oro azteca. Impresionante!


YSL es el artífice de este diseño vaporoso y actual. Keira subida en uno de esos Range Rover se pasea sacando fotos con un sombrero de Cavalli en tonos crema. Empujando el coche anclado en un terroso arrollo, un dandi con un traje en tonos crema y arena con camisa vintage. Se puede emular con unas botas de cuero vintage envejecido combinado con una falda con volumen y una blusa en tonos arena complementada con complementos en hueso y marfil. Salvaje y primitivo pero refinado y femenino!


Cansada de toda una jornada expuesta al calor de África y de esa sed de un continente seco. Rodeada de los últimos avances en escritura que se pueden conseguir en el mercado de negro de África, Keira teclea y escribe a los familiares que la acompañan en el viaje aunque, su recuerdo sea sólo la vaga efigie en sepia de sus queridos padres y hermanos. Luce un diseño de Marc Jacobs en ligera seda combinado con un calzado cómodo y masculino, sumida en un entorno caluroso, Keira recuerda las tardes de té en Londres y la libertad de la tierra africana. Las claves del look es combinar un vestido muy femenino en seda o algodón con toile de jouy con algún complemento masculino o unas sandalias de tiras en tonos chocolate.


Se ha despertado a la espera de un duro día en pleno corazón de África. Ataviada con el omnipresente corsé de Luois Vuitton en tonos azules con estampado liberty y ceñido por lazos de raso, Keira se despierta rodeada por un jarrón con rosas rosas etéreas y la mosquitera cubriendo su lectura. Un halo de luz cubre el rostro de la llamada perla inglesa y, a la espera de buscar una jofaina de porcelana donde refrescar el calor de su cuerpo recibe la noticia de la visita a los pueblos y las tribus indígenas cercanas Lleva el cabello recogido con una cinta de raso que recoge sus cabellos en un moño relajado e informal.


Por la mañana sigue el rumbo de la tribu de los Masai mientras el sol brilla y el entorno es totalmente salvaje. Keira luce un vestido en tonos tierra con tirantes anchos y escote halter combinado con un sombrero de Roberto Cavalli. En la editorial, el cabello lo lleva trenzado en un moño bajo y, luce un look en tonos arena con detalles grises.


Como si de la década de 1930 se tratase, Keira luce un diseño vintage floreado en rosas y con detalles verdes combinado con un fajín de cuero envejecido y combinado con un sombrero de ala estrecha de Roberto Cavalli. Un look sencillo pero elegante que se puede emular con un diseño en V combinado con una falda de pliegues oversize y un bolero de seda en tonos hueso y unas sandalias con tiras de seda atadas al tobillo y uno de los destellos cool del momento: una cartera de Kate Spade.


Como si se tratase de Casablanca, Keira se encuentra suavemente posada sobre un avión de los años 40´s y, como una heroína huyendo de los nazis y llegando a Marruecos luce un conjunto en tonos cámel con ribetes en tonos hueso y luce sendos zapatos con hebillas. Además de una de esas maravillosas cámaras fotográficas de la II Guerra Mundial. Un diseño muy a la moda de los años 40´s que combina las hombreras con el maquillaje sencillo y las prendas funcionales y elegantes.

Luce un impresionante diseño muy lady en tonos crema formado por una capa de enaguas que se suejtan mediante el polisón de enaguas y encaje combinado con una blusa en tonos blanco ceñido mediante un cinturón de cuero envejecido y un sombrero en tonos crema con ala chocolate de Cavalli. Impresionante!

jueves, junio 14, 2007

Couture Resort:

El resort de este verano se ha convertido en un verdadero espectáculo de elegancia y belleza ultrafemeninas. Comienza el viaje en el crucero Estilo, señoras y señores, suban a sus camarotes y que empiece el crucero. Tenemos con nosotros a la importante Jackie O que ha escogido para su vestuario unas líneas muy en el American Lady Style con lazos, tocados, pamelas y vestidos vaporosos con el Doctor Bag para la mañana y la pochette para la noche y, a la princesa Grace de Mónaco que ha escogido los tonos claros de corte balconette y los diseños de líneas sencillas pero elegantes. Tenemos a una supermodelo que ha decidido que la estancia en el crucero Estilo va a ser un pase de bañadores, triquinas y biquinis adornados con las gafas más voluptuosas y los bolsos de estilo años 50´s; también tenemos a una estrella de cine cuyo armario ondea entre el Petite Robe Noire en todas sus versiones y, vestidos etéreos para el día; la pop star, íntima y musa cercana de Lagerfeld, que ha decidido poner un toque printemps al catwalk del Estilo con caftanes para la cubierta en tonos amarillos y vestidos de líneas marineras para las comidas en la piscina. Pero no sólo de celebrities vive el crucero, anónimas esposas de magnates y minimagnates en proyecto llegan a proa para pasear con sus diseños formados por los talentos americanos: Carolina Herrera, Oscar De La Renta y Badgley Mischka son sus dioses y, por supuesto, Manolo y Jimmy Choo. ¡Última llamada a Estilo! Damas y caballeros; el viaje ha comenzado:


Mujeres de elegancia infinita como Grace Kelly deciden apostar por combinaciones en tonos pastel o en colores brillantes. Combina bolsos de cocodrilo para la mañana con carteras de mano por la noche, pitillos para pasear por cubierta y tonos pastel para la mañana con chaquetas bordadas y joyas oversize para el día, y, un diseño a la rodilla con volantes en negro y encaje femenino con un toque lingerie. Nos inspiran los 50´s, nos fascinan las divas de cine convertidas en princesas y esa elegancia intempestiva de la noche más chic. Por la mañana lleva pamela para que el sol no opaque su clara piel y, por la tarde la sustituye por un fino tocado y unas elegantes sandalias de tiras bicolores. El tándem de colores de su armario es el blanco y el negro, aunque para las noches más atrevidas el cava y el rosa pálido son los tonos de lujo. Equipaje Louis Vuitton compuesto por baúles y sombrereras forradas con el logo de la firma; maquillaje y firma clave para el armario es Chanel y, el perfume Chanel Nº5 o Allure. Nacida para reinar, lista para triunfar.


Famosa por su marido, no poseedora de una belleza magnética, con una fortuna calculable y un poder, esto sí, ilimitado. Si Oleg era el diseñador de Jackie O, la dama presidencial sabe que éste viaje es más una tourné de campaña electoral que un viaje de placer por lo que el guiño laboral no abandona su armario. Trajes de chaqueta con faldas de amplio vuelo al estilo New Look de Dior en los 50´s y, diseños de corte oriental para la noche realizados en seda bordada con cuentas y de tonos agua. Las gafas oversize son un complemento indispensable pues, ocultan los sentimientos de los flashes y, por supuesto, el maquillaje es ligeramente evocador a juego con los accesorios que, son un tono más pastel que el conjunto. Primera Dama chapada a la antigua con aires reformistas, el zapato es de corte salón; la lencería un negligé de noche con encaje blanco y, el equipaje de rayas azules muy marineras y elegantes. Para pasear por cubierta luce pantalones blancos combinados con una chaqueta azul marino con botones dorados. Por supuesto, habrá fiesta benéfica organizada por ella en la cubierta dónde Donald Trump puede comprar un ascenso al cielo ayudando a Save The Children y, permitiendo a Jacqueline ser la reina del crucero.


No podía faltar la top model casada o la busca y captura de millonario. Su camarote parece haber sido trasladado por las mañanas a la piscina de cubierta donde exhibe sus triquinas bicolores de Chanel con la hebilla de la marca y ese escultural cuerpo que la ha valido campañas de joyería y ropa interior. Aunque su look más espectacular es el de pin up de los 50´s cuando baja a la cubierta a tomar el sol en una hamaca con una capa bordada con plumas y un espectacular biquini haciendo alarde de cuerpo, carisma y estilo. Su armario está formado, preferentemente por marcas atrevidas y sexies con sello italiano con el estilo de Versac e y D&G con sus diseños eróticos y provocadores. Por la noche, cuando empieza la caza tras haber puesto el cebo, tenemos una selección de prendas con grandes escotes en V de tejidos etéreos de estilo griego o el siempre elegante Petite Robe Noire aunque ceñido y más suntuoso que lo que Coco Chanel se imaginó. Indudablemente, los colores brillantes nos encantan; el amarillo se ha convertido en el dogma de toda top model y sabe que, si juega bien sus bazas y lee Elle mientras mira quien repasa las cotizaciones en bolsa, tal vez, no salga en Vogue pero vuelva con un diamante del tamaño de una manzana. Eso sí, tiene que jugar bien sus cartas por lo que, Esp osa Trofeo Nº1 debe andar lista para no ser desplazada por Esposa Trofeo Nº2 y, ésta a su vez por no ansiar ser la segunda y quedarse en amante.


Estrella de cine. Prototipo de actriz al estilo Rachel Zoe con sus maxigafas y bolso XXL colgando del brazo. Por la mañana combina unos pitillos hiperajustados con una tee extralarge y bailarinas, por la tarde, un diseño años 60´s de lunares en tonos brillantes y por la noche un verdadero espectáculo de color elegante y rimbombante. Este crucero es una Alfombra Roja de promoción perpetua, lo cual exige un equipaje que cubra todas las necesidades, un pequeño séquito, visitas diarias a la peluquería y a al maquilladora y, por supuesto, cócteles y el estilo party Animal que, aunque arrasa, acaba trayendo problemas. Pasea su Globo de Oro o su Oscar haciendo alarde de mujer inteligente y elegante, desea ser escogida la mejor vestida y poder suspirar por una buena crítica del kaiser pero, es posible que se quede en una teen del grupo Zoette y acabe deseando una campaña de moda, anhelando que deje de aparecer en los tabloides sensacionalistas por anorexia y buscando un productor que la contrate como Chica Bond. Estilo Úrsula Andress para la piscina con ceñidos biquinis de mujer fatal, para la mañana un diseño de volantes y par ala noche algo largo y sofisticado con estampados De La Renta y volúmenes YSL. Es la Reina De La Mezcla, Chanel con vaqueros y nueva tendencia y, aunque quiere ser Sienna se conforma con ser la más elegante de la Alfombra Roja. Por supuesto, bebe Dom Perignon y es una de esas chicas it.


Pop Star, acostumbrada a los escenarios será el toque final de la fiesta de despedida por lo que, sabe que todos los ojos se posarán en ella. Ha arrastrado consigo vestidos de cóctel para las mañanas y reparte billetes de 50$ como lo haría un hombre al entrar en un club de strip-tease. Su máximo dogma es Karl Lagerfeld y, por eso ha seguido sus dictámines al pie de la letra. Quizás no sea la más elegante del crucero, obviamente, ni la más rompedora pero sabe, que a pesar de ser antes de Karl musa indie, debe tapar aquellos años de rubio platino con capas de elegante castaño y, aquellos andares desgarbados por una seguridad sobre la Alfombra Roja. Ahora luce maxicaftanes para bajar a la piscina y no deja que un paparazzi se acerce a su tatuaje previo al triunfo. Las versiones de la pop star que habita en este crucero oscilan entre esa chic dama cuya máxima es Marchesa, JLo; y la nueva pop star que aún conserva sus toques roqueros. Para la noche lo mejor es optar por el rojo o el fucsia y los tonos de moda. ¿La doctrina? Lo que predicte Vogue es la clave pero siempre adornado con escotes maxigrandes y un estilo moderno y totally.


La esposa del magnate ha hecho gala de sus mejores prendas. Indudablemente han decidido escoger por diseños elegantes y fastuosos. Indudablemente el tono estrella es el rojo porque, no puedo pasearse por las mejores Red Carpet pero va a ser escogida por llevar una gran cantidad de dinero encima. Diamantes son las piedras y, a ser posible la encantan los escándalos por lo que, es muy posible que, acabe despidiendo a un cocinero o luciendo un escote de vértigo. Magnífica con collares oversize y moños italianos combinados con stilettos. Indudablemente, es muy posible que, Carolina Herrera su diseñadora de cabecera y, sin lugar a dudas, la mejor opción es lucir un escote apabullante y, dar una fiesta benéfica de a 1000$ el cubierto. No es la más elegante pero la más chic.

Fastuoso dúo de estilo. ¿Las marcas? Dior, Chanel , Luca Luca, De La Renta y Carolina Herrera. Claro que, la pasarela vuelve a comenzar a la salida del crucero. Otoño Invierno, sencillamente impresionante. Exótico verano, fastuosa imagen y elegancia chic. ¿Ganadora? Ninguna, todas tienen sus detractoras y sus seguidoras pero, reflejan las tendencias del vernao.

domingo, junio 10, 2007

Soneto De Otoño

Para el mundo de la moda el verano ha finalizado. Llega el otoño bello e íntimo y el frío invierno aunque, este año, la temporada fría no lo es y los mini vestidos ligeros, las sandalias y los escotes protagonizan una temporada elegante, mágica y llena de divismo. La piel protagoniza un buen número de duetos en los catwalk y se une al rock glam tiñéndose en dorado, con aires sesenteros a lo maxichaquetones Eddie Sedgwidck o ceñida con superglamurosos cinturones metalizados de inspiración corsé. ¿Cómo lo diría? El lugar es Park Avenue; la cuenta bancaria, de más de siete cifras; el prototipo de mujer: rubia, casada, perfecta, con marido rico y dedicada al más puro hedonismo. Claro que, sueña con la elegancia europea y con los años cuarenta del lujo y la sofisticación. Delgada, altiva, elegante y poderosa son las claves de su personalidad.


La piel nos encanta. Es el complemento ideal para cualquier look pero, las diferentes versiones encajan con cada prototipo de mujer. En Dior la mujer es femenina y extravagante. Es una estrella de cine digna de la Alfombra Roja como aquella mítica Verónica Lake imponente y luce una estola de raso ribeteada en piel fucsia, pero para el día o para la jornada de compras no tiene más opción que amar el vintage de Monsieur Dior, New Look reinterpretado en cocodrilo y pelo largo en tonos marrones a juego con una enorme pamela de paja.


Para las neoyorkinas amantes de Oscar De La Renta, la solución son sus abrigos largos brocados en oro en tonos chocolate combinados con faldas tubo de tweed con entrado brocado y jerseys de cachemira o tops de seda etéreos estampados. O su opción urbanita en raso negro combinada con amplias solapas de pelo y talles entallados.


En Fendi tenemos una mujer femenina y sofisticada camino del Studio 54 de los ochenta. Tenemos chaquetones de pelo extralargo en tonos dorados y marrones o en el binomio blanco y negro que tanto le gusta a Karl. Los cinturones esconden una joya, y los pendientes bisutería de tamaño colosal. No se lleva nada más, unas medias negras de piel de gato con un vestido cortísimo y minimal de plumas se enfunda en su look y lo complementa con una cartera XXL con el característico rompecabezas Fendi que Karl ya ha tocado con su gracia y que se dispone a ser el próximo it de la casa italiana.


Pero la verdadera estrella despampanante que va a comprar a Rodeo Drive y se pasea ampulosa por las mejores boutiques del mundo se resguarda del frío bajo una capa de pelo rapado y pantalones de caída libre en blanco impoluto. Vuelven las boinas que afrancesan a la más italiana, el pelo rubio Donatella y el bolso de cocodrilo y tachuelas que Donatella ha convertido en el sello de la medusa en el tema de leather fashion. Más parisina y más diva, en negro totalmente entallada y enfundada en un traje Chica Bond para la mujer de cuenta corriente impresionante y ego subido al cielo…


Pero la piel no es la única propuesta para un invierno extremadamente urbano. Una cazadora entallada de mohair y cachemir con toques de tweed en gris marengo con mangas y cuellos melón es el complemento ideal para visitar Begford o para curiosear en Prada. El denim se reinventa, ink blue, y corte skinny combinado con stilettos fifties y un Doctor Bag de cocodrilo en cocodrilo esmaltado. Una magnífica propuesta de Badgley Mischka. El diente de perro o pata de gallo, se ha convertido en un fenómeno otoñal, esta vez se reinventa en dorado y en forma de pichi con cuellos petit bateau y de la mano de De La Renta pero, él es el rey. Magnífico.


La hora del cóctel es la hora favorita de muchas mujeres y, Valentino lo sabe. La Emperatriz Eugenia y el aire de la corte ya fue tendencia el otoño pasado con el corte imperio y los brocados como protagonistas en un ambiente opulento que ondeaba entre Marie Antoienette y Josefina. Valentino lo conoce pero él se ha decidido, como gran couturier, ha impregnar el diseño con el insaciable rouge Valentino y dotarle de esa elegancia y fuerza pasional italiana. Impresionante y una de las sorpresas otoño invierno que más me ha gustado. El negro, más opulento, más fantasioso y más Red Carpet pero otra exhibición de poderío italiano. Impresionante…


Uno de los showrooms que más prensa atrajo fue el debut de Olivier para Nina Ricci y aunque continuó con ese aire postromántico, etéreo y místico de mujeres que palidecen como las ninfas, el diseñador belga demostró que sus creaciones son elegantes favorecedoras y rompedoras. El diseño amarillo es sencillamente maravilloso, una larde de ingenio y destreza con la aguja además de una tela exquisita y un estilismo de pasarela muy del parnasianismo francés.